Skip to content

San Francisco de Asís

Francisco de Asís, nacido Giovanni di Pedro Bernardone, fue un religioso y poeta italiano. Fundador de la orden que más tarde tomó su nombre, es venerado como santo por la Iglesia Católica y la Comunión Anglicana; proclamada, junto con santa Catalina de Siena, patrona principal de Italia el 18 de junio de 1939 por el Papa Pío XII, el 4 de octubre se celebra el memorial litúrgico en toda la Iglesia católica es fiesta en Italia; solemnidad para la familia franciscana.

Además de su obra espiritual, Francisco, gracias al Cántico de las criaturas, es reconocido como uno de los iniciadores de la tradición literaria italiana. El cardenal Jorge Mario Bergoglio, elegido Papa en el cónclave de 2013 , tomó en primer lugar en la historia de la Iglesia, el nombre de Papa Francisco en honor al santo de Asís.

A Francisco su madre lo hizo bautizar con el nombre de Juan pero su padre se lo cambio por el de Francisco en honor a Francia donde hizo fortuna. Después de asistir a la escuela en los canónigos de la catedral, en la iglesia de San Giorgio, a los 14 años Francisco se dedicó de lleno a la actividad comercial. Pasó su juventud ocupándose de los asuntos de su padre, relacionados con la actividad de comercio de tejidos.

En 1154 se inicio una guerra entre Asís y Perugia. Francisco fue capturado y encarcelado. La experiencia de la guerra y el encarcelamiento lo trastornó hasta el punto de inducirlo a repensar por completo su vida.

Un día en Roma, donde fue enviado por su padre a vender un lote de mercancías, no solo repartió el dinero recaudado entre los pobres, sino que cambió su ropa con un mendigo y comenzó a mendigar frente a la puerta de San Pedro.
Su actitud hacia otras personas también cambió radicalmente: un día conoció a un leproso y, además de darle limosna, lo abrazó y besó. Como dirá el propio Francisco, antes de ese día ni siquiera podía ver a un leproso: después de este episodio, escribió que
«Lo que me parecía amargo se transformó en dulzura de alma y cuerpo»

Pero fue en 1205 cuando tuvo lugar el episodio más significativo de su conversión: mientras rezaba en la iglesia de San Damián , dijo haber escuchado hablar al Crucifijo , que le dijo tres veces: «Francisco, ve y repara mi casa que, como ves, todo está en ruinas.

Francisco «amante de todas las formas de humildad, se trasladó con los leprosos, quedándose con ellos y sirviéndoles a todos con el máximo esmero». Francisco nunca tuvo una residencia fija allí, pero solía predicar en el campo entre Gubbio y Asís .

Francisco eligió vivir en la pobreza voluntaria e, inspirado por el ejemplo de Cristo.
Así comenzó su predicación, primero en los alrededores de Asís. Pronto se le unieron otras personas y, con las primeras adhesiones, se formó el primer núcleo de la comunidad de frailes.
La aprobación del Papa

En 1209, cuando Francisco reunió a doce compañeros a su alrededor, fue a Roma para obtener la autorización de la regla de vida, para él y para sus frailes, del Papa Inocencio III.

Esta nueva «forma de vida» también atrajo a las mujeres: la primera fue Chiara Scifi , hija un noble de Asís. Chiara pidió a Francisco que le permitieran entrar. ser parte de su orden, y donde al amanecer recibió el hábito religioso de manos del santo. Más tarde, cuando otras niñas (incluida la hermana de Chiara, Agnese ) siguieron su ejemplo, se instalaron en la iglesia de San Damiano y comenzaron lo que en el futuro serán las Clarisas.

Su amor por la naturaleza y los animales (como el legendario sermón a los pájaros en Piandarca en el camino de Cannara a Bevagna ) solo fue superado por su amor por los seres humanos: la paz interior para Francisco no era una simple serenidad, que implicaba una capacidad de amor y perdón, pero una alegría natural de vivir.

Con el tiempo, la fama de Francisco creció enormemente y las filas de los frailes franciscanos también crecieron considerablemente. Se organizó la gran expansión de la orden en Italia y se enviaron misiones a Alemania , Francia y España.

El primer belén viviente, durante la noche de Navidad de 1223 en Greccio, Francisco recordó el nacimiento de Jesús, haciendo una viva representación de ese acontecimiento.

Los estigmas, dos años antes de su muerte, mientras rezaba en la montaña de La Verna y después de 40 días de ayuno, Francisco habría visto a un crucificado. Al final de la visión aparecerían estigmas en manos y pies, también cuentan que en el costado derecho tenía una herida, como la de un golpe de lanza. Sin embargo, hasta su muerte, Francisco siempre trató de mantener ocultas estas heridas.

La tumba de Francisco en Asís
En junio de 1226 , mientras estaba en la Celle di Cortona , después de una noche muy atormentada dictó el «Testamento», que quería estar siempre vinculado a la «Regla», en el que instaba a la orden a no desviarse del espíritu original.
La muerte se lo llevó la noche del 3 de octubre. Su cuerpo, después de pasar por Asís e incluso ser llevado a San Damiano, para ser mostrado por última vez a Chiara y sus hermanas, fue enterrado en la iglesia de San Giorgio . Desde aquí su cuerpo fue trasladado a la actual basílica en 1230 (cuatro años después de su muerte, dos años después de su canonización).

Espiritualidad franciscana

Fraternidad: los frailes no deben vivir solos, deben cuidar a sus hermanos (y en general a todos) con amor y dedicación. El mismo cuidado se extiende incondicionalmente no solo a las criaturas humanas, sino a toda la creación como obra de Dios y por tanto sagrada, viviendo así la fraternidad universal.
Humildad : ponerse por debajo de todo y de todos, al servicio de los últimos para estar verdaderamente al servicio de Dios, liberándose de los deseos terrenales que alejan al hombre del bien y la justicia.
Pobreza : renuncia a poseer cualquier bien compartiendo todo lo que se nos da con todos los hermanos, empezando por los más necesitados.
Está claro que San Francisco estaba especialmente interesado en las clases sociales más débiles, tendía con amor fraternal hacia ese «prójimo» muchas veces rechazado y despreciado por la sociedad , es decir, hacia los pobres , los enfermos, los perdedores, los últimos.
De esta manera, el espíritu de compartir es un ejemplo concreto de la comunión del alma con Dios, Jesucristo, testimonio de fe y amor cristiano.

Mostrando todos los resultados 31

Esta web utiliza cookies, Si continúa navegando, está aceptándola.    Más información
Privacidad